A LA MESA DEL CONGRESO DE DIPUTADOS

Al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cámara, Grupo parlamentario de IZQUIERDA VERDE-IZQUIERDA UNIDA-INICIATIVA PER CATALUNYA VERDS presenta la siguiente Proposición no de ley para la regulación laboral de las becas de investigación predoctoral y postdoctoral, para su debate en la Comisión de Educación y Ciencia.

Las becas de investigación predoctoral tienen como objetivo facilitar la formación de los y de las estudiantes posgraduados en la investigación y, en el caso de las universidades, también en la docencia. Las becas postdoctorales, por su parte, se crearon para que los doctores y las doctoras –tanto aquellos y aquellas que se han formado en el Estado como los que lo han hecho en el extranjero- pudiesen continuar produciendo en el campo de la investigación y por permitir la transición hacia otras situaciones laborales o profesionales.

La diversificación de funciones de las universidades ha requerido la incorporación de personal también diverso. En particular, el aumento importante de la investigación, de los contratos y servicios de transferencia de tecnología, sin haber sido creada la figura del “profesor titular investigador” (o equivalente) ha dado como resultado la proliferación de figuras como los “becarios” o “becarias” sin una regulación adecuada de sus condiciones de trabajo, sus derechos y sus deberes.

Los becarios y las becarias de investigación tienen una situación indefinida jurídicamente, sus funciones, derechos y obligaciones no están bien delimitados y, además, no tienen mecanismos de representación, negociación y defensa de sus derechos laborales. En algunos casos son considerados como estudiantes, en otros como personal académico en formación, pero en cualquier caso no cotizan en la Seguridad Social ni tienen derecho a sus prestaciones. Por otro lado, se les exige dedicación exclusiva y su actividad es incompatible con cualquier otro trabajo o contrato.

Cabe destacar que los becarios y las becarias realizan una actividad que comporta determinadas contraprestaciones laborales, ya que colaboran ordinariamente en tareas de investigación y docencia. Esta colaboración es reconocida por la administración, que lo cita de forma expresa en distintas disposiciones, pero que no se traduce en el establecimiento de una relación contractual de tipo laboral. Debido, entre otros motivos, a la falta de definición de sus funciones, los becarios y las becarias realizan en la práctica tareas muy diversas, que no siempre son propias de sus funciones y que, en algunos casos, ocupan una buena parte de su dedicación, con el agravante que la experiencia obtenida por sus actividades no puede ser acreditada en los procesos de inserción laboral y profesional. La figura del becario o la becaria está sujeta, así, a una situación de precariedad y falta de derechos y realizan tarea propias de personal de plantilla de las universidades.

Todos estos aspectos han sido destacados por las asociaciones de doctorandos y becarios de investigación, que reclaman precisamente la regularización de su situación laboral, el reconocimiento de sus derechos y la regularización de sus obligaciones y funciones. Cabe tener en cuenta que esta situación afecta a un amplio sector de personas que, por el hecho de encontrarse en el primer estadio de la carrera investigadora, están contribuyendo, con su actividad, al funcionamiento de nuestro sistema universitario y de investigación y son componentes esenciales en el futuro de este sistema.

Entendemos que es necesario corregir estas irregularidades mediante la reconversión de estas becas en contratos temporales concordantes con las contraprestaciones anteriormente citadas y mediante una definición clara de los derechos y obligaciones del personal investigador en formación, con la cual cosa la situación de los becarios y las becarias se equipararía en cierta forma a la existente en muchos países de la Unión Europea, donde están sujetos y sujetas al régimen laboral.

Coincidiendo con una propuesta de CCOO, consideramos que la reconversión podría realizarse, con las adaptaciones oportunas requeridas, hacia una figura similar a la del Profesor Ayudante de Universidad o Médico Interno Residente, puesto que existen analogías respecto a algunas de sus funciones, tipos de integración a las unidades estructurales de adscripción i amplia regulación.


Por todo ello, se presenta la siguiente

PROPOSICIÓN NO DE LEY

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:
  1. Elaborar, en el plazo de tres meses, un censo detallado de los becarios y las becarias de las universidades y centros de investigación del Estado español, teniendo en cuenta las diferentes modalidades de becas existentes y de los organismos que las otorgan (Ministerio de Educación, Cultura y Deportes; Comunidades Autónomas; fundaciones...).

  1. Estudiar, en colaboración con los sindicatos, las universidades y los centros de investigación, la figura del Personal Investigador en Formación (PIF) y del Personal Investigador Doctor (PID), en substitución de las actuales becas predoctorales y posdoctorales respectivamente, con una relación contractual y laboral análoga a la de Ayudantes de Universidad o los Médicos Internos Residentes, de forma que pueda establecerse su aplicación al inicio del 2005.

  1. Consignar, en los Presupuestos Generales del Estado del 2005, una partida destinada a compensar a las universidades y los centros de investigación el coste superior que supone el establecimiento de una vinculación laboral con los becarios y las becarias actuales de investigación. Esta partida se mantendrá hasta la extinción de las actuales becas.

  1. Regular las formas de financiación del PIF y del PID que incorpore a las universidades y centros de investigación a partir del año 2005 mediante el establecimiento de contratos-programa entre las instituciones que aportan la financiación y las de asignación.

  1. Establecer, de acuerdo con las universidades, centros de investigación, sindicatos y la Asociación de Doctorandos y Becarios, una carta de derechos y deberes del PIF y de los PID, donde se establezcan las funciones que les son propias.

  1. Establecer acuerdos con las universidades para que el coste de la matriculación de los cursos de doctorado esté cubierta en el contrato del PIF.

  1. Asegurar que el PIF pueda realizar estancias en centros de investigación de una comunidad autónoma distinta siempre que se requiera para su formación, de conformidad con el criterio del tutor o la tutora o director o directora de su proyecto.

  1. Realizar las gestiones necesarias para que las universidades y centros de investigación puedan acreditar de manera oficial las actividades realizadas por el PIF y el PID. Esta acreditación especificará la participación en proyectos de investigación así como la docencia realizada.

  1. Realizar las gestiones necesarias para que las universidades y centros de investigación reconozcan al PIF y al PID el derecho a la representación en los órganos de gobierno, así como en las comisiones delegadas.


Madrid, 7 de junio de 2004

Palacio del Congreso de los Diputados

Carme García Suárez
Diputada G.P. Izquierda Verde-IU-ICV

Gaspar Llamazares
Pte- Portavoz G.P. Izquierda Verde-IU-ICV